miércoles, 1 de julio de 2020

Reseña | Cuando reescribamos la historia - Belén Martinez


HACE VARIOS AÑOS...
Julen e Ibai eran inseparables. Amigos que compartían clase, juegos en un jardín y paseos por la playa en las noches de verano.
EN LA ACTUALIDAD...
Julen solo es un joven que quiere pasar desapercibido. Ibai se ha convertido en un total extraño para él.
Pero todo cambia con un sueño, una luna roja como la sangre, un diario y una muerte. Ahora Julen se enfrenta a una cuenta atrás en la que tendrá que luchar, hacerse valer y, quizás, darles una oportunidad a personas que jamás hubiera imaginado. Tal vez, logre reescribir la historia y evitar que la vida de alguien termine de forma trágica. Pero para hacerlo, tendrá que llegar hasta las raíces de su pasado y enfrentarse a las sombras que las envuelven, para comprender cuánto vale una vida y cuánto estaría dispuesto a entregar para salvarla.


Este libro lo empecé sabiendo que me iba a gustar, pero no sabiendo que me iba a encantar. Había leído anteriormente «Una sonata de verano» de la autora, y por eso sabía que su pluma era mágica. De esas que te atrapan y te dejas llevar. 


«Cuando reescribamos la historia» nos cuenta acerca de Julen e Ibai, dos jóvenes que eran amigos inseparables, pero tras un suceso extraño dejaron de hablarse. De manera mágica, Julen tiene la posibilidad de ayudar a Ibai y reescribir la historia, para que no todo termine de la manera trágica y horrible que él sabe que va a suceder. ¿Pero podrá Julen cambiar el curso de la historia? ¿Qué más cambiará cuando él decida actuar en base a lo que sabe? 



Julen es un chico de 17 años. Va al instituto, es el mejor amigo de Melissa, tiene unos padres geniales. Aún no sabe porque hace tantos años Ibai y él se separaron y pasaron a ser desconocidos. Pero él sabe como va a terminar este año, su último año en el instituto y está dispuesto a cambiarlo. Pero Julen no es el único protagonista de este libro. Las historias de Ibai, Oliver y Melissa, así como otros compañeros del instituto son tan protagonistas como Julen. Todos están transitando este último año antes de irse a la universidad, con miedos, dudas, arrastrando errores. Mediante ellos la autora trata temas como la sexualidad, el crecimiento personal, el acoso a la comunidad LGBT, el amor, la importancia de la amistad y más.



Este libro, más allá de lo mágico, de las amistades, de los romances, es una denuncia. Lo que le pasó a Ibai es algo que me veía venir por los mensajes y signos que nos venía dejando la historia. Pero cuando lo contó, cuando nos contó como había pasado todo, me dio mucha impotencia, rabia, asco. Y la nota de la autora al final me hizo llorar. No quiero contarles cual es esta problemática tan dura y actual, pero les dejo se los dejo acá porque sé que a mucha gente les puede costar leer sobre esto (abuso sexual infantil).



Resumiendo, porque no quiero contarles mucho más, quiero que lo descubran, «Cuando reescribamos la historia» es un libro mágico que nos habla del poder de la amistad, del amor real entre amigos, del dolor y la superación. Es un libro que toca temas duros, pero que se hace fácil leer. Un libro necesario, una denuncia que nos tiene que abrir los ojos y hacernos estar más atentos a nuestro entorno. 




Yo soy de los que piensan que las palabras pueden hacer más daño que los puñetazos. Y si no lo crees, solo tienes que mirarme. Más de la mitad de curso me odia y nunca he levantado una mano contra nadie
                                                                                                                                       
Sobre la autora

Belén Martínez nació un 22 de febrero de 1990 en Cádiz, el mismo día en que comenzaba el carnaval en su ciudad, quizás por eso siempre se ha sentido atraída por la música, las palabras y la magia. Empezó a escribir desde pequeña y, desde entonces, no ha dejado de hacerlo. Estudió enfermería, y actualmente, compagina su trabajo como matrona con la escritura y la adaptación editorial. Esta es su tercera novela publicada, tras Lilim 2.10.2003 y Hasta la última estrella, y su segundo premio recibido, tras ganar el Premio Darkiss en el año 2012.


jueves, 4 de junio de 2020

Chicas de Papel y de Fuego | Natasha Ngan


En mi tierra, nos conocen como Chicas de Papel. Nos rompemos con facilidad y existimos solo para que otros nos usen y descarten.


Pero hay algo que todos olvidan sobre el papel. Es capaz de prender fuego al mundo y hacerlo arder.

Cada año, eligen a ocho chicas hermosas que servirán al rey como Chicas de Papel. Es el más alto honor al que pueden aspirar… y a la vez, el más degradante. Este año hay una novena chica. Y en lugar de papel, está hecha de fuego.

Lei pertenece a la casta de papel, la clase más baja de Ikhara. A pesar de eso, un rumor sobre sus ojos dorados ha despertado la curiosidad del rey; por eso, la apartan de su hogar y la llevan al opulento palacio, una prisión dorada, y su vida queda sometida a los caprichos del Rey Demonio.

Mientras sueña con escapar, Lei comete lo impensable: se enamora.
Su romance prohibido, entretejido con una trama explosiva que amenaza al mismísimo rey, va a obligar a Lei a decidir hasta dónde está dispuesta a llegar en su lucha por la libertad.



Este fue un libro que me llamó la atención a primera vista, su portada y su título me encantaron. Después leí la sinopsis y aún más quise leerlo. No sé que esperaba, quizá una historia en plan Trono de Cristal, pero eso no fue lo que encontré, es una historia diferente pero atrapante. 

En el reino de Ikhara existen tres castas, la casta de papel: humanos sin ningun rasgo animal o demoníaco; la casta de acero, humanos que poseen algunas cualidades animales o demoníacas, tanto en físico como en capacidades y la casta de la Luna, totalmente demonios con rasgos animales o demoníacos tales como alas, pelaje, cuernos, de forma humanoide y con plenas capacidades demoníacas. 

Lei, la protagonista de esta historia, es una chica de la casta de papel, trabaja en la herborestería con su padre y Tien, una amiga de la familia. Viven en un pueblo alejado del Reino Escondido, pero que ha sufrido por igual la furia del Rey Demonio. Pero el hecho de que Lei tenga unos ojos dorados, tan únicos en el reino, hacen que sea un blanco fácil. Y cuando llega la hora de que se elijan las nuevas Chicas de Papel, las concubinas que acompañaran al Rey por un año, Lei sufre la desgracia de ser una de ellas. Digo la desgracia, ya que para Lei lo es, peor muchas otras creen que ser elegida como Chica de Papel es un honor, son criadas para ello y es a lo que más aspiran. 

En este punto es necesario aclarar que en el libro hay escenas de abuso sexual y violencia. El ser concubinas del rey implica que él dispone cuando y como quiere utilizarlas, principalmente de manera sexual. 

Lei es un personaje con el que me resultó muy fácil sentirme identificada, es una chica callada, humilde, que no quiere estar ahí, y lo hace saber. En cuanto llega al Reino Escondido se hace amiga de Aoki, la menor de las Chicas de Papel, con solo 16 años. Es una chica dulce y tímida, que siente un gran honor por ser una de las elegidas. Este es un tema por el que chocan mucho Lei y Aoki, ya que no pueden entender las razones. Me dio mucha pena que Aoki, incluso se hubiese «enamorado» del Rey Demonio. Sé que para nosotros lectores es algo que nos horroriza, pero sabiendo que él es la figura de poder y ella apenas es una niña, nos habla claro y fuerte del abuso psicológico que sufren las víctimas. 

Otra de las Chicas de Papel que toma protagonismo es Wren, hija de los líderes del clan más poderoso de la casta de papel. Al principio es una chica fría, de pocas palabras que no se vincula con nadie. Pero poco a poco, Lei y ella van acercandose más y forjando una relación. Sin dudas, en el siguiente libro, Wren será tan protagonista de la historia como Lei. 

Lo que más miedo me dio antes de comenzar a leer el libro es la parte de la sinopsis que dice «Lei comete lo impensable: se enamora» ya que realmente creí que podía llegar a ser el Rey Demonio su enamorado. No hubiese podido resistirlo. Él es un ser repelente, psicopáta, incluso ya perdió todos sus cabales, y se le está yendo el reino de las manos. Ve conspiraciones y rebeldes por todos lados y ya no sabe que hacer para salvarse. Es un personaje muy logrado por parte de la autora, que lo muestra como lo que es, un demonio. 

Para ser el primer libro de una trilogía, creo que es un libro muy interesante. Lleno de historia y de acción. Nos traslada a un mundo medieval, asiático, donde la magia cobra vida en nuestras caras. Recomendado para todos aquellos que les guste la fantasía, sobretodo para aquellos que busquen personajes LGBT protagonistas en un libro de fantasía. Primer libro de la autora que leo y me gustó mucho su prosa, atrapante con toques poéticos. Reivindica la lucha de la mujer y pone en cuestionamiento el amor como fortaleza o debilidad. 


一Lo más peligroso que puede hacer una mujer como nosotras es enamorarse.

一No estoy de acuerdo.

一Ah, ¿no? ¿Y qué crees tú que es el amor, entonces? 

一Algo necesario. Poderoso. Quizá lo más importante que pueda hacer una mujer como nosotras. (...) El amor es lo que nos da esperanza, lo que nos ayuda a superar cada día. 

Este libro y todos los del sello Puck los pueden ver en la página de Urano Editorial, a quién agradezco mi ejemplar. 



                                                                                                                                                                

Sobre la autora

Natasha Ngan (1990) es una escritora inglesa de ciencia ficción y fantasía para jóvenes, conocida por su serie de fantasía Chicas de Papel y Fuego. Por parte de madre tiene descendencia malaya, pasó gran parte de su infancia en Malasia. Ngan cree que su crecimiento multicultural contribuyó a querer escribir diversas historias. 
Además de escribir es profesora de yoga y tiene un blog de moda. 

viernes, 17 de abril de 2020

Elena Sabe | Claudia Piñeiro


"Elena metió todo ahí dentro. Todo menos la ropa; la ropa no pudo, conservaba su olor, el olor de su hija. La ropa siempre conserva el olor que tuvo en vida el muerto."

Poco después de que Rita aparece muerta en la iglesia que suele frecuentar, la investigación se da por cerrada, y su madre es la única que no renuncia a esclarecer el crimen. Pero jaqueada por la enfermedad, es también la menos indicada para encabezar la búsqueda del asesino.








Hoy vengo a hablarles de esta novela corta, o nouvelle, como más les guste llamarla. Elena sabe de Claudia Piñeiro solo cuenta con 176 páginas pero en esas páginas nos regala una historia increíble. 

Una mujer que a sus 63 años ya no es dueña de su cuerpo. Su cerebro que supo ser rey, fue destronado, y ahora quien la gobierna es esta puta enfermedad de Parkinson. Los días de Elena se dividen entre las pastillas de levodopa que debe tomar para poder, aunque sea, dar dos pasos con dificultad. 

Elena quiere saber quién mató a su hija, porque todos le dicen que se suicidó. Pero Elena sabe que Rita, su hija, no podría suicidarse. No en un día de lluvia. No con tormenta eléctrica. Por eso Elena, peleando contra su cuerpo gobernado por esa enfermedad, va a hacer lo imposible por esclarecer lo que le pasó a Rita. Y por ello recurre a Isabel, una mujer que vio una sola vez en la vida, hace ya 20 años, pero que Elena sabe que puede ayudarla. 

Claudia Piñeiro entrelaza así las historias de tres mujeres, Elena, Rita e Isabel. Tres mujeres que tienen mucho y poco en común. 

Elena sabe nos habla de la maternidad y de las diferentes maneras que existen de ser madre. De la maternidad no deseada y lo que ello implica. De volverse madre de tu madre, cuando el cuerpo de ella la abandonó. De lo que es ser una madre sin hija. ¿Se es madre si una no tiene más a su hija?

"Elena dio dos pasos y el Padre Juan estuvo a punto de cerrar la puerta pero antes dijo, ay, Elena, Elena, me olvido que usted es una madre. Ella no lo mira pero se detiene y dice, ¿soy una madre, Padre?, ¿por qué lo duda?, ¿qué nombre tienen las mujeres a las que se les murió un hijo?, no soy viuda, no soy huérfana, ¿qué soy? Elena lo espera en silencio, frente a él pero de espaldas, y antes de que responda dice, mejor no me ponga un nombre, Padre, tal vez si usted o su iglesia encuentran una palabra para nombrarme, después se arroguen el derecho de decirme como tengo que ser, cómo tengo que vivir. O morir."

A través de esta historia la autora nos habla de vivir en un cuerpo del cual no sos más dueño. Lo habla a través de una mujer que debió llevar un embarazo hasta el final sin desearlo, un parto sin quererlo y tener que criar a una hija sin amarla. También lo habla a través de la famosa enfermedad de Parkinson. Lo peor de esta enfermedad que padece Elena no es el deterioro de su cuerpo, sino el estar conciente de ello. Estar lúcida a la hora de querer levantar un brazo y no poder hacerlo, de querer tomar agua de un vaso y que le sea imposible. Pero esta enfermedad es la que la lleva hasta Isabel, lo que significará, al final de todo, descubrir la verdad de lo que le pasó a su hija. 

Una historia más que recomendable, donde Claudia Piñeiro no recurre a palabras difíciles ni eufemismos para hablar de la vida, la muerte, el Parkinson. Un thriller que da realmente escalofríos por lo cercano que puede resultar. Piñeiro escribe como si nos estuviera narrando de manera oral esta historia, deja fluir y nos atrapa con sus palabras. Es el primer libro que leo de la autora pero dudo que sea el último. Sencilla y profunda, que se te cuela por los huesos y te hace sentir. Así vivi esta historia. 

Los leo ♥


Les recuerdo que pueden encontrar este y otros libros de Claudia Piñeiro en la página de Me gusta leer.


Sobre la autora                                                                                             

Claudia Piñeiro nació en el Gran Buenos Aires en 1960. Es escritora, dramaturga, guionista de TV y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha publicado las novelas Las viudas de los jueves, que recibió el Premio Clarín de Novela 2005; Tuya (Alfaguara, 2005); Elena sabe, Premio LiBeraturpreis 2010 (Alfaguara, 2007); Las grietas de Jara, Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010 (Alfaguara, 2009); Betibú (Alfaguara, 2011); Un comunista en calzoncillos (Alfaguara, 2013); Una suerte pequeña (Alfaguara, 2015); Las maldiciones (Alfaguara, 2017) y el libro de cuentos Quién no (2018), además de relatos para niños y obras de teatro. Por su obra literaria, teatral y periodística, ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales, como el Premio Pepe Carvalho del Festival Barcelona Negra y el XII Premio Rosalía de Castro del PEN (Club de Poetas, Ensayistas y Narradores de Galicia), que distingue anualmente la trayectoria literaria de cuatro autores relevantes en lengua portuguesa, castellana, catalana y vasca. Varias de sus novelas han sido llevadas al cine. Es una de las escritoras argentinas más traducidas a otros idiomas, lo que hace que sus libros sean leídos y disfrutados por miles de lectores en todo el mundo.

jueves, 9 de abril de 2020

Encuéntrame en Moonlight | Jenn Bennet


Birdie Lindberg, aficionada a los libros de misterio, tiene una imaginación desbordante.

Sus abuelos la criaron en soledad y la educaron en su casa, por lo que ha cultivado una inusual vida de fantasía en la que ella adopta el papel de una detective heroica y cada extraño se convierte en un sospechoso.
Pero su mundo solitario se expande cuando consigue un trabajo de verano, en el turno de noche de un histórico hotel de Seattle.
En su nuevo trabajo, Birdie espera dejar de ser una soñadora introvertida y transformarse en una emprendedora valiente, y el amistoso
Daniel Aoki se ofrece como voluntario para convertirse en su guía. El carismático chófer del hotel comparte el mismo turno con Birdie y frecuenta la misma cafetería costera: Moonlight, donde Birdie espera el primer ferri de la mañana después del trabajo. Daniel también comparte su gusto por la intriga, y él se ha topado con un misterio en la vida real: un famoso escritor huraño —que nunca aparece en público— quizás esté quedando en secreto con alguien en el hotel.
Para descubrir la identidad enigmática del escritor, Birdie deberá salir de su cascarón… y descubrir que el misterio más complejo de todos quizás sean los sentimientos que Daniel, un acertijo en sí mismo, está despertando en su vida.



¡Hola a todos! Sigo con las lecturas de cuarentena, y en este caso es el turno de Encuéntrame en Moonlight de Jenn Bennet. 

Esta novela nos cuenta la historia de Birdie, esta chica aficionada a los thrillers que vive con su abuelo, tiene una tía/madrina alocada y tiene problemas con el sueño. Tras la muerte de su abuela, Birdie consigue un poco más de libertad ya que su abuelo no es tan estricto como lo era su mujer, y gracias a ello consigue su primer empleo: recepcionista en el turno de la noche de un antiquísimo hotel de Seattle. Obviamente, hotel antiguo y amante de los misterios, es una junta explosiva. Pero lo que Birdie no esperaba encontrarse en este hotel es a Daniel, un chico al que dejó plantadisimo unas semanas atrás después de compartir un encuentro h o t. El tema es que Birdie tiene problemas de inseguirdad, la gente a la que quiere la ha ido dejando de a poco y le cuesta abrirse al mundo.

Daniel es un chico que se muestra muy extrovertido y seguro pero también acarrea sus propios problemas. Pero en vez de mostrarlos al mundo, se los va guardando y hace que para Birdie se convierta en un misterio más a resolver. 

El escritor enigmático se convierte en el motor de esta pareja de detectives que día a día va a acercarse más y descubrirse mutuamente. Recorriendo las calles de Seattle, Birdie y Daniel usan la excusa del misterio para encontrarse, tomar un café, verse y conocerse día a día. 

Este libro es realmente como un descanso, es una lectura ligera y amena, que nos saca de la realidad que estamos viviendo y nos hace relajarnos. A mi me vino muy bien, me hizo desconectar y bajar a tierra. Birdie y Daniel son muy tiernos y su historia es muy cute. SIN EMBARGO, sepan que tiene momentos duros y toca, en particular, un tema que puede ser difícil para muchos: el suicidio. Creo que esta bien tratado, no es algo que pasa en el hilo actual de la historia sino algo que pasó en algún momento de la vida de los protagonistas, pero creo que es necesario avisarlo por las dudas. 

En definitiva, es un lindo libro. Recomendado especialmente para jóvenes, para aquellos que les cueste concentrarse en la lectura estos días y busquen algo ligero y con pocas complicaciones. Un libro que los hará pasear por las calles de Seattle y les recordará al primer amor. 

Este libro y todos los libros del sello Puck lo pueden encontrar en las redes de Urano Uruguay

Los leo ❤️



Sobre la autoraJenn Bennett es una artista y autora nominada al premio RITA. Entre sus novelas se encuentra: The Anatomical Shape of a Heart (conocida también como Night Owls); Alex Approximately, Starry Eyes y Encuéntrame en Moonlight. Vive cerca de Atlanta con su marido y dos malvados perros.


jueves, 2 de abril de 2020

Mi Isla | Elísabet Benavent

Maggie vive en una isla y regenta una casa de huéspedes...
Maggie tiene un huerto y casi siempre va descalza...
Maggie no quiere recordar por qué está allí; duele demasiado...
Maggie ha renunciado al amor y es complicado explicar los motivos...
hasta que conoce a Alejandro...
y la calma da paso a una tormenta de sensaciones...
y a la posibilidad de que tal vez sí se puede empezar de nuevo.







¡Hola a todos! En estos días de cuarentena me he dedicado a leer bastante así que es probable que tengan varias reseñas por acá, aunque no quiero pesadearlos tanto así que quizá una por semana esté bien. Recuerden que en Instagram (acá) subo más seguido y pueden ir viendo mis opiniones más generales. 

En el día de hoy les voy a traer mis pensamientos de Mi isla de Elísabet Benavent. Elegí este libro para leer algo tranquilo con un romance bonito, y debo decirles que la primera parte si corresponde a mis ideales, mientras que la segunda parte no puede distar más de ello. 

Maggie es una muchacha que tras vivir unos momentos difíciles en su vida, se fue a la casa que su abuela le dejó, la convirtió en una casa de huéspedes y pasa su vida cocinando, plantando, y aprendiendo corte y confección con su mejor amiga, una señora de 80 años. Pero toda su vida se ve trastocada cuando un huésped llega a la casa, Alejandro un chico que viene de vacaciones a desconectarse de su vida abrumadora, y que va a cambiarlo todo para Maggie. 

Tengo que decirles que Elísabet hizo un excelente trabajo al escribir a Maggie. La verdad es que me resultó super difícil conectar con ella, no entendía porqué actuaba como lo hacía, de donde provenían esos pensamientos ni su manera de vivir. Al principio creí que simplemente era inmadura. ¿Entonces por qué digo que la autora hizo un excelente trabajo? Eso mis amigos, tienen que descubrirlo. Aunque para los que quieran se los dejo acá escrito: /spoiler/ es que Maggie es una persona con trastorno límite de la personalidad o borderline, pero no es diagnosticada hasta casi el final del libro /spoiler/. Y la autora lo trata de una manera, que te vuela la cabeza. Yo no me lo vi venir, si sentía que algo más pasaba pero no me daba cuenta de qué. No conozco tanto del tema como para darme cuenta durante la lectura, pero ahora mirando atrás si puedo ver que el comportamiento de la protagonista se adecua a lo que leí cuando me informé más al respecto.

¿Podíamos ser quienes quisiéramos? Mentira. Aquella era una mentira tan bonita que me pareció monstruosa. ¿Y qué se hacía entonces con el pasado, con lo que no asumimos, con lo que pesaba? ¿Qué hacía con todas aquellas cosas de mí misma que todavía no entendía, que no podía controlar?
Y ahora hablemos de Alejandro. Qué hombre, qué persona. Todos querríamos un Alejandro en nuestras vidas, en serio. Es un tipo que, más allá de su belleza física (porque obviamente, la hay, sino no sería un libro de Elísabet), es increíble. No es perfecto, ni ahí. Pero es bueno, es real y leal. Realmente sufrió mucho en esta historia porque él, al igual que nosotros no sabía no entendía que estaba pasando. Y aunque le haya dolido tanto a él como a ella, y quizá no haya sido lo mejor, su actitud ayudó mucho a Maggie. Me alegro que a pesar de todo, él haya conseguido su final feliz. 

Es un libro diferente a los que leí antes de Elísabet. La primer parte se parece mucho, es un romance divertido y ligero. La segunda parte se pone dura realmente, y hasta las últimas páginas sufrí. Creí por un momento que ninguno de los protagonistas iba a tener un final decente. Pero por suerte no es así. 

Lo que más me gustó de este libro y el por qué se los recomiendo es por como la autora trata el tema de las enfermedades mentales, como la protagonista debe recibir ayuda DE VERDAD y nos muestra que el amor de otros no puede salvarnos. Nosotros tenemos que salvarnos, pero hay gente especializada que tiene las herramientas para ayudarnos y debemos recurrir a ellos. 

No sé que más decirles para que vayan a leer este libro y todos los que puedan de Elísabet Benavent. Sé que muchos la toman por una escritora simple de romance pero no es así. 

Qué mentira más bien ensayada. Nadie te enseña a no sufrir y si realmente existe algo así, no deberíamos acercarnos. El miedo a pasarlo mal nos protege de sufrir, nos curte y nos enseña. No podemos elegir. No sufrir no hay que echarlo de nuestras vidas. No podemos dar la espalda a pasarlo mal. Si algo aprendemos a lo largo de los años es que todo, lo bueno y lo malo, forma parte de nuestra realidad. Dos caras de la misma moneda, tan diferentes que se sostienen la una a la otra. Si no sufrimos al final nos resignamos con no sentir. Protegernos para evitar una herida suele traer como consecuencia que olvidamos hasta donde se siente la brisa cuando nos roza la piel.
Recuerden que este y todos los libros de la autora los pueden encontrar en Me gusta leer Uruguay.

Los leo 

jueves, 6 de febrero de 2020

Seremos Recuerdos | Elísabet Benavent



Macarena ha conseguido poner su vida y su trabajo en orden.
Macarena cree que Candela es la ayudante que necesita.
Macarena empieza de nuevo.
Leo sigue presente... como amigo.
Y mientras Macarena vuela...
Jimena se obsesiona con el pasado de Samuel,
Adriana no puede seguir luchando contra ella misma.
Porque las canciones que fuimos se convierten en pasado.
Porque los recuerdos que seremos son el futuro.






Creo que desde el día que terminé Fuimos Canciones (reseña acá) tengo la necesidad de leer este libro. Pero esa necesidad se hizo esperar porque ESTABA AGOTADO. Cuando me enteré casi me da algo. Ugh. A GO TA DO. No podía creer. Obviamente sepan que pregunté todos los meses hasta que logré dar con él y poder sentarme a leer el final de las historias de Macarena, Jimena y Adriana. Y QUÉ HISTORIAS.

En el libro anterior quedamos en que Maca y Leo aceptaron por fin su separación y decidieron seguir siendo amigos, Jimena se enteró que la ex pareja de Samuel es un hombre, y Adriana estaba a punto de aceptar su lesbianismo. Y ahí arranca este libro.

En general, más que un libro en el que sucedan muchas cosas, creo que es un libro de crecimiento. De aceptación. De amarse a uno como es, sin tapujos y sin rencores. Y esa es mi parte favorita de la historia.


Lo que opinen los demás es un monstruo al que alimentamos con nuestra vergüenza y nuestras explicaciones y que termina por comerse nuestra vida. Si hacemos una cosa, nos criticarán por ello; si hacemos lo contrario, también. Si no se puede contentar a todo el mundo, ¿por qué no intentar, al menos, complacernos a nosotros mismos? Ser felices. Y que les den por el culo.

Vayamos hilo por hilo. En primer lugar el de Jimena y Samuel. Jimena, esa bomba sexual que se cree la más openmind del mundo tiene problemas con que su novio haya tenido una pareja homosexual. Y creo que lo que la autora logra generar es genial. Cómo todos aceptamos todo hasta que nos pasa. Como aunque no queramos tenemos prejucios instalados en la cabeza. Y en vez de comunicarlos elegimos callar y ver que pasa. Samuel es un personaje que está a otro nivel. Un hombre que ha avanzado tanto a nivel emocional, no creo haber leído un personaje así en mi vida. Jimena actúa como todo lo que no queremos ser pero no sabemos si seríamos así, y da miedo. Da miedo que al enfrentarnos a una situación similar no logremos aceptarlo y poder amar más allá de todo y del que dirán. Me dolió mucho lo que le hizo a Samuel, pero como actuó él enseñó muchísimo.

En segundo lugar tenemos el hilo de Adriana, que por fin empieza a aceptar (o no) que es lesbiana. De nuevo entramos en el tema de los prejucios y del que dirán. Adriana tiene en la cabeza la imagen de una mujer ideal casada con un hombre, con hijos y con trabajo. No puede salir del molde y aceptarse como es. Y duele. Duele lo que la sociedad nos ha metido en la cabeza. Duele que no se permita amar a quien ella quiere por el que dirán, por miedo.


Y por último tenemos el hilo de Maca y Leo. Uf, este hilo. Son demasiadas emociones. La autora nos hizo sufrir demasiado. No quiero contarles mucho porque no quiero que sepan el final, quiero que lo lean como yo y se emocionen. Pero adoré el crecimiento de Macarena. La fuerza para salir adelante, empezar a quererse y ser feliz. Elegirse a ella por primera vez en mucho tiempo, sin Leo en la ecuación. Le costó mucho tiempo, pero logró encontrar el lugar y el momento, y eso no se paga con nada. Me alegra que Benavent no haya caído en la tentación de simplemente juntarlos y que vivan felices para siempre (ups, ¿spoiler?). 


Firmo este libro a sabiendas de que jamás tendré el valor de dártelo. Valor de ser cobarde, entiéndeme. No te mereces revivir aquello, pero… Míranos aquí dentro: a mí tan chulo y tan dolido, tan sobrepasado. A ti tan… mujer de mi puta vida. Pero da igual cuánto fuimos porque seremos recuerdos… En nuestra mano está que sean hermosos.Felices treinta.Si volvieras a nacer, ¿querrías volver a vivirlos?

Es un libro que rompe y vuelve a unir, hace replantearse muchas cosas y juega con los sentimientos del lector todo el tiempo. Rompe prejuicios, ama, adora. Refuerza los lazos de amistad y demuestra el poder de la mujer. No he leído mucho a Elísabet Benavent, pero definitivamente la voy a seguir leyendo. Es una lectura que no defrauda y que hace crecer.

Primero aprendes a quererte bien y cuando ya lo sabes, cuando has mapeado, aceptado y amado cada uno de tus territorios (los luminosos y los que siempre permanecerán en la sombra), estás preparada para querer. ¿Por qué? Porque sabes qué necesitas, qué mereces, qué te hará feliz y esquivas el drama.

¿Lo leyeron? Los leo 

Recuerden que este y todos los libros de Elísabet Benavent los encuentran en Me gusta leer Uruguay a quién agradezco mi ejemplar. 

miércoles, 22 de enero de 2020

Hora de brillar | Angie Thomas

Bri quiere ser una de las mejores raperas de todos los tiempos. Como hija de una leyenda del hip hop underground que murió antes de que alcanzar el éxito, Bri tiene unos zapatos gigantes que llenar. Pero cuando su primera canción se hace viral por los motivos equivocados, se encuentra en el centro de la controversia y los medios la retratan como una amenaza mayor que un rapero. Y con un aviso de desalojo que intimida a su familia, Bri ya no solo quiere tener éxito: debe tenerlo. Incluso si eso significa convertirse en lo que el público quiere.







Cuando vi las novedades de Puck en Uruguay dije, tengo que leer el nuevo libro de Angie Thomas. No iba esperando un libro como El odio que das. Y lo bien que hice, porque no lo es. 

En este caso, la protagonista del libro es una chica de 16 años, Brianna aunque sus amigos le dicen Bri. Bri vive con su madre y su hermano mayor. Bri aún no sabe quien es. Su padre murió cuando ella era una niña, su madre recurrió al crack y ella y su hermano quedaron bajo el cuidado de sus abuelos paternos. Bri aún no puede llamar mamá a Jay, a pesar de que hace 9 años que está limpia y pendiente de ellos. Aún no puede perdonar y soltar lo que pasó. Y esa rabia contenida en un pequeño cuerpo solo lo libera mediante el rap. El hip hop es su vida. Cuando no hay luz en casa porque no alcaza la plata, Bri rapea sobre ello. Cuando hay que ir a pedir comida al ayuntamiento, Bri rapea. Cuando un guardia de seguridad la lanza al piso y la detiene porque piensa que vende drogas, rapea. Lo que más desea Bri es tener éxito, poder ayudar a su familia y salir de la pobreza extrema. El problema es que el padre de Bri, Lawless, fue un rapero famoso en el hip hop underground, la leyenda del barrio, y todos esperan que ella sea como él. 

La diferencia con Starr (El odio que das) es que Bri es una chica dificil. No es la victima que esta pasando por un momento traumático, es un personaje mucho más complejo. No tuvo una infancia de mierda porque sus abuelos siempre estuvieron bien económicamente, pero si estuvo sin su madre. No va a un colegio de mala muerte porque su madre quiere que salga adelante, aun así es un colegio donde agarran de punto a los estudiantes negros y del Garden. Son pequeñas cosas que van acumulándose y que afectan a cualquier adolescente. Está llena de rabia, es impulsiva, está enojada y de cansada del mundo, y se hace notar. Me gustó mucho este personaje, tuve mis problemas con ella porque como toda chiquilina de 16 años tomaba desiciones equivocadas pero la entendí. Y me gustó mucho leer su crecimiento. 

Lo que si se mantuvo en este libro con respecto al anterior es el aporte de la familia y los amigos de la protagonista. No están de relleno sino que sus historias importan. Su mamá una ex-adicta, su hermano un universitario que no puede conseguir trabajo más que en una pizzería. Su tía, que se unió a una pandilla. Sus abuelos, que perdieron a su hijo y quieren revivir los años con él con sus hijos. Sus amigos, cada uno tiene su propia historia.

En este libro, Angie Thomas nos muestra un poco más del barrio que conocimos en El odio que das. Está cituado unos meses después de la muerte de Khalil, pero hay cosas que no han cambiado por ahí. 

No nos van a escuchar.Nadie nos escucha por aquí. Como la doctora Rhodes. O todos esos políticos que invadieron el vecindario después de los disturbios. Organizaron muchas charlas sobre "detener la violencia con armas" como si hubiera sido nuestra culpa la muerte de aquel chico. No les importó que no fuera nuestra culpa. 

En Hora de brillar conocemos más de las pandillas y su vida. Conocemos un poco más a los chicos que viven en el Garden y no tienen plata para asistir a un colegio privado. Como nos acostumbró, Thomas nos muestra una cara de la realidad de cualquier barrio de negros de Estados Unidos que no vemos siempre en las noticias. Nos sigue hablando de discriminación, generalización, estigmatización. 

—¿Saben cuántos blancos ricos vienen a la corte por posesión de drogas? —Muchísimos —responde Jay.—Demasiados —dice la tía 'Chelle—. Y solo reciben un golpecito en la muñeca y regresan a la sociedad, como si nada hubiera ocurrido. Pero ¿si los negros o los pobres se drogan? —Nuestras vidas quedan arruinadas —continúa Jay—. Así son las cosas. 

En este libro es una demostración de que Angie Thomas no es una autora de un libro, una historia fugaz. Es una autora para recomendarle a nuestros adolescentes, que reivindica derechos y critica a la sociedad. Nos trae historias reales de un Estados Unidos cada vez más violento, discriminador con algunos sectores de la sociedad y agrietado. En este caso un poco más adolescente, con problemas y temáticas de esas edad y con la música como refugio. 

Gracias Urano Uruguay por un ejemplar de este hermoso libro 

domingo, 12 de enero de 2020

Heredera de Fuego | Sarah J. Maas


Celaena Sardothien ha sobrevivido a mortíferos combates y a la demoledora experiencia del desamor, pero a un costo indescriptible. Ahora debe viajar a una nueva tierra para enfrentar su más oscuro pasado, una verdad sobre su historia que podría darle un vuelco a su vida, y a su futuro, para siempre.

Mientras tanto, brutales y monstruosas fuerzas se van reuniendo en el horizonte e intentan esclavizar su mundo. Para derrotarlos, Celaena debe hallar la fortaleza no solo para combatir a sus propios demonios internos, sino para vencer al mal que está a punto de desencadenarse.






Hoy vuelvo con una reseña de la serie Trono de Cristal de Sarah J. Maas, la tercer entrega: Heredera de Fuego. Lo que me pasa con esta saga es algo extraño, ya que a pesar de que me gusta la historia y me tiene incluso bastante atrapada no siento la necesidad de leer un libro tras otro como si me pasa con otras sagas de fantasía. Por ello he demorado tanto, me digo a mi misma que es porque no quiero terminar de leer los libros que hay publicados acá y que no haya llegado el último, pero en realidad es porque a pesar de querer leerla no tengo apuro en hacerlo.

Este libro, particularmente, me costó montones. A diferencia de las dos entregas anteriores, en Heredera de Fuego J Maas cambia la forma de escribir. En el primer libro la acción es la que domina todo, los personajes son simples y no llegamos a profundizar en ellos. El segundo libro (mi favorito hasta ahora) se centra más en conocer a los personajes, su crecimiento, madurez y cambios. Este libro, hasta bien pasada la mitad, medio que no tiene ninguna. ¿Por qué? Porque la acción y la rapidez las cambia por un ritmo muuuucho más lento, y además nos introduce muuuuchos personajes nuevos. Creo que en este libro J Maas cambia su manera de escribir para traernos un libro más elegante, sofisticado, pero que durante un tiempo me aburrió. Tiene varios puntos de vista y salta de un arco argumental a otro sin previo aviso. Los tres arcos principales de la historia son: Celaena en Wendlyn buscando respuestas acerca de las llaves Wyrd (y conociendo personajes importantes), Dorian y Chaol en Rifthold, y un nuevo arco contado a través de Manon, líder de un aquelarre de brujas. 

Básicamente les voy a contar lo que me pasaba: estaba interesante lo que estaba pasando con Celaena al otro lado del mundo, estaba a punto de llegar la acción, ya se sentía ahí, PUM capítulo de Manon. Y ES QUE NO ENTENDÍA NADA. No sabía de donde había salido, que estaba leyendo, para que me servía leer sobre las brujas estas Picos Negros. Básicamente, me aburrían los capítulos de las brujas. Así fue mi lectura hasta poco más después de la mitad que me empezó a interesar un poco más lo que pasaba con las brujas y en Rifthold y Wendlyn las cosas se pusieron PICANTES. Pero en serio, realmente creo que me encantaron las últimas 250 páginas. Las anteriores me costaron bastante. 

En cuanto a los otros dos arcos argumentativos, el que más me gustó sin dudas fue el de Celaena. Al principio nos encontramos con una muchacha totalmente rota, sin ganas de vivir por todo lo que sucedió en Corona de Medianoche. Pero conforme pasa el libro, se da cuenta de que debe aceptar su identidad y lo que ella contrae para poder salir adelante y cumplir con la promesa que le hizo a su amiga. En este camino de aceptación y crecimiento la acompaña Rowan, un príncipe hada, que es el encargado de decidir cuando Celaena está lista para ingresar a Doranelle, una ciudad regida por su tía Maeve, llena de magia y hadas, y así obtener las respuestas que tanto ansiaba (o no). 

La historia de Rifthold también me resultó muy interesante pero quizá es de la que menos pueda contar, para no arruinarles el libro. Chaol y Dorian se encuentran bastante separados pero ambos encuentran refugio (de distinta forma) en Aedion y Sorscha respectivamente. Aedion es el primo de Celaena, y al principio me resultó un tipo arrogante y soberbio que no me caía nada bien. Creo que ahora lo quiero un poquito más. Sorscha es una sanadora del castillo y es el nuevo interés amoroso de Dorian, y no les voy a decir más. Pero ambos personajes crecen muchísimo y quiero que sepan que sigo queriendo mucho a Chaol, aunque puede ser que ahora también quiera a Rowan. Jejeje.

Creo que en general es una novela de transición, que nos va preparando para lo que se viene. Es lenta, no tan fácil de leer como los libros anteriores, y sobre el final suceden MUCHAS cosas que aún estoy asimilando. A pesar de no ser mi favorito voy a seguir leyendo la saga porque quiero saber como va a seguir la historia. Creo que todavía tiene mucho que contarnos la señora J Maas y se está guardando lo mejor para el final. 

Cuentenme su experiencia con la autora y estos libros, los leo 

Y recuerden que esta saga la pueden encontrar en Uruguay gracias a Me gusta leer 

jueves, 9 de enero de 2020

El odio que das | Angie Thomas


Starr es una chica de dieciséis años que vive entre dos mundos: el barrio pobre de gente negra donde nació, y su escuela situada en un elegante barrio residencial blanco. El difícil equilibrio entre ambos se hace añicos cuando ella es testigo de la muerte a tiros de su mejor amigo, Khalil, a manos de un policía. A partir de ese momento, todo lo que Starr diga acerca de la aterradora noche que cambió su vida podrá ser usado de excusa por unos y como arma por otros. Y lo peor de todo es que, tanto los de un lado como los de otro, la tienen en el punto de mira y amenazan con poner en riesgo su vida.






En febrero del año pasado mis amigas me regalaron este libro porque sabían que quería leerlo. Era de esos libros de los que todo el mundo estaba hablando, halagandolo y obligandote a leerlo. Me dio mucho miedo ponerme con él y lo dejé pasar. Y así pasaron los meses y meses. Mi madre lo leyó, me dijo que era increíble. Y yo lo volví a meter en la biblioteca, donde estaba seguro y mi corazón también. Este año, antes de irme a la playa en un impulso repentino lo agarré. Lo metí en el bolso, junto con el kindle, y dije, si me dan ganas lo leo. Apenas me subí al ómnibus lo empecé. Que ilusa, pensaba, que tonta haber perdido tanto tiempo con él y no haberlo leído. Pero todos los libros tienen su tiempo, ¿no? En estos días donde en Uruguay vale más dos palos de leña o una moto, que una persona. Donde matar a un joven porque intentó robar (o dijeron que intentó robar) se a vuelto nuestra normalidad, agradezco haberlo leído contemporáneamente. Este libro que habla de odio, de racismo, de fobia hacia los negros pero sobretodo los negros pobres. Aquellos que viven en un barrio jodido, donde hay pandillas y circula droga. Esos negros son todos iguales, y por eso matarlos no significa nada para el resto de la gente. "Y bueno, mira de donde es", "y si, seguro que consumía", "que se joda, vendía drogas". ¿Justificar una muerte está al nivel del asesinato? ¿En que nos convierte ser el tipo de persona que se escuda tras un montón de excusas para decir que alguien tenía merecido morir? No quiero ser ese tipo de persona, y no quiero que la sociedad en la que vivo se convierta en ello. 

Starr, la protagonista de esta historia es una chica de 16 años negra, que vive en Garden Heights, un guetto de negros en una ciudad de Estados Unidos. Una ciudad cualquiera, ya que nunca se nombra. Ya pueden ver acá la globalidad de la historia. Sin embargo, Starr y sus hermanos no asisten al colegio del barrio, sino a un colegio privado a 45 minutos de allí, donde son básicamente los únicos negros que asisten. El padre de Starr es un ex-pandillero, ex-convicto que tiene una tienda (minimercado por lo que pude entender) y su madre es enfermera en la clinica barrial. Ambos están muy comprometidos con el barrio, pero tienen miedo por sus hijos y prefieren su seguridad ante todo. Por ello Starr tiene dos "personalidades", está la Starr de Garden Heights, y la Starr de Williamson. 

Una noche Starr va a una fiesta y se encuentra con su amigo Khalil, al que hace tiempo no ve y comienzan a ponerse al día. La fiesta se desmadra cuando escuchan disparos,  ambos salen corriendo y se suben al auto de Khalil, ya que él no se va a quedar tranquilo hasta que ella este segura en su casa. Pero cuando un auto de policía los detiene, ahí si todo se va al carajo. Starr recuerda la charla que tuvo con su padre a los doce años. 


"Starr-Starr, si eso ocurre, haz lo que te digan que hagas-dijo-. Mantén las manos a la vista. No hagas ningún movimiento repentino. Habla sólo cuando te lo pidan."


Doce años. ¿Quién tiene una charla así cuando tiene doce años? Estoy segura que ni a mi, ni a vos que estás leyendo esto jamás se nos pasó por la cabeza a los doce años estar hablando sobre que debíamos hacer si nos detenía la policía. Pero esa conversación de mierda salvó la vida de Starr. Lamentablemente, no la de Khalil. En este punto (que es el segundo capítulo) ya estaba llorando fuerte. Es un momento durísimo de leer. Y nada menos que desde el punto de vista de una joven de 16 años. Esa imagen. Tuve que cerrar el libro. No podía seguir. La sensación de impotencia, de salir a quemar todo, de querer romper todo. Fa, indescriptible. 

A partir de ese momento, el asesinato de Khalil se vuelve el hilo conductor de la historia. A Starr le es cada vez más difícil mantener sus dos vidas separadas. El barrio se vuelve una zona de guerra. Los padres de Starr se plantean irse del barrio. ¿Pero si se van todos, quién se queda para sacar el barrio adelante? Si solo quedan los pandilleros, Garden Heights se convertirá en lo que la policía y los blancos creen que es. Y los que no pueden darse el lujo de irse, van a quedar abandonados a su suerte. Y por encima de todo esto, ¿el policía que mató a Khalil va a salirse con la suya? ¿O pagará por lo que hizo? 

Como pueden ver, es un libro super doloroso. Pero sumamente necesario. Las emociones que te genera en el pecho son, como les dije, indescriptibles. Pasé de llorar, a reírme, a enojarme, a querer salir a pelear, a gritar. Principalmente, salir a gritar. Este libro me enseñó a no quedarme callada. A contar mi verdad. Me enseñó a entender cosas que no entendía, porque no las viví ni vivo. Me enseñó sobre empatía y sobretodo me enseñó de odio. Porque todo el odio que damos vuelve. Parece una frase hecha pero no lo es. Aislar personas por su raza, condición social, económica o lo que sea, le devuelve a la sociedad un sector de la población lleno de odio y rabia. Y es justo que estén llenos de odio y rabia, cuando los dejamos solos, cuando los estigmatizamos, los marginamos, los odiamos. 

Este es un libro del que podría seguir hablando meses y meses. Está escrito para jóvenes, pero creo que es una lectura obligatoria para todos. Nunca es tarde para aprender, y Angie Thomas en este libro nos da una dosis de realidad, dura y pura. Por favor, si no se han animado con él, estaban como yo con él ahí pendiente, denle un chance, no se van a arrepentir. A pesar de ser principio de año, creo que este libro va a estar sin dudas en las mejores lecturas del 2020. No voy a dejar de recomendarselo, así que espero que me hagan caso. 5 estrellas y contando. Tremenda historia, tremenda enseñanza y tremendas emociones. 


Dato de interés: 

El libro en ingles se llama The Hate U Give, que es una frase que utilizan los protagonistas en varias ocasiones. La frase viene de la expresión "thug life" que literalmente significa vida de criminal. Sin embargo, en la década de los 90 el rapero Tupac Shakur le dio un nuevo significado a esta expresión, la convirtió en un acrónimo: T.H.U.G.L.I.F.E (the hate u give little infants fucks everybody) que en español significa "el odio que das a pequeños infantes nos jode a todos". Lo que Tupac quería reclamar es que estigmatizar a un niño/joven por el barrio en el que vive, por su color de piel o por su posición económica/social lo único que hace es jodernos a todos como sociedad y personas. 

jueves, 26 de diciembre de 2019

Reseña | El secreto de una chica fuerte - Matías Castro

En sus solitarios quince años, Caterina creyó que era hija única. Hasta que soñó con culebras, un mujer vieja y un saco de arpillera. Pero hay una parte de eso que no es un sueño y que traerá consecuencias terribles a su entorno y a su mejor amigo. Desde ese día, su realidad cambiará para siempre.

En su inocente y tranquila vida, Clara Limón nunca imaginó que por la historia de su familia corren ríos de sangre. Pero cuando descubra esto, junto a su sórdido secreto de su padre, emprenderá con sus amigos un viaje que los llevará a cruzarse con Caterina y descubrir que acerca de esta realidad y de la que hay al otro lado, en el reflejo oscuro de Montevideo, todavía no saben nada.








Este libro me llegó gracias al autor, soy muy fanática de los libros middlegrade y pensé que este era uno de ellos por eso no dude ni un segundo en decirle que si. Apenas lo empecé a leer me dí cuenta que le erré de género, porque no es middlegrade. Es más juvenil de lo que esperaba pero eso no modificó mi disfrute de la lectura. 

Caterina Augusta es una chiquilina de 15 años que vive en Parque Rodó. Clara Limón es otra chiquilina de 15 años que vive en el Cerro. No se conocen para nada, nunca en su vida se vieron. Pero en la vida de ambas sucede algo, extraño y sin explicación, que las lleva a emprender una aventura junto a sus amigos. 

No quiero contarles mucho más de la trama porque es sin lugar a dudas para mi lo más atrapante de la historia. Pero les voy a contar lo que me gustó y lo que no me gustó de este libro. 

Lo que me gustó: 
- Está ambientado en Montevideo, y nombra lugares que muchos conocemos. Por ejemplo, cuando Clara Limón y sus amigos viajaban en ómnibus trataba de adivinar cual  habían tomado ¿el 128? ¿el 17? ¿Dónde se habrán bajado? 
- Es de fantasía. Es uno de mis géneros favoritos (junto con el romance) y sin dudas disfrute mucho de leer una fantasía en nuestro dialecto uruguayo.
- A pesar de estar narrado por Clara Limón, seguimos las dos historias en paralelo lo que le da ritmo y acción a libro. Al ser una novela de 293 páginas se lee sumamente rápido.
- Habla de bullying, de amistad, tiene escenas turbias con unos chicos que hacían vídeos en YouTube, y nos interpela al respecto de eso. Creo que son mensajes importantes para chicos que están en esa edad, la manera en la que los trata, de par a par me parece genial.

Lo que no me gustó: 
- Creo que lo único que no me gustó no es de la historia sino del libro como objeto. Y esto es la calidad del papel. Fue sumamente molesto, porque el papel es un poco fino por lo cual se traslucía  cuando quería leer con la portátil. Con luz natural no era tan molesto, pero muchas veces el rato que tenía para leer era en la noche y no podía leer mucho más de unas páginas. Lo cual era una lástima porque la historia si me llamaba a seguir leyendo

En general es una historia fascinante llena de fantasía y acción, ambientada en Montevideo (y eso siempre tiene un plus para mi). A los 14 años me hubiese encantado leer este libro, seguro me obsesionaba con él y andaba por mi casa buscando manchas de humedad. Me gustaría que todos los adolescentes de Uruguay lo lean para que sepan que acá también hay fantasía escrita para ellos, que no es necesario recurrir a libros extranjeros para leer el género. Es mágico conocer el lugar que se está describiendo en el libro, no encuentro otras palabras para explicar esa sensación de haber recorrido las mismas calles que los protagonistas, es sentirse parte de la historia. 

¿Les ha pasado como a mi, de juzgar un libro por la portada? 

Los leo